El Impacto Cuantificable de la Educación Financiera en la Gestión de Finanzas Personales: Un Estudio Correlacional

 

Wilson Calisaya Quenta[1]

[email protected]

https://orcid.org/0000-0001-8874-9013

Universidad Peruana Unión

Perú

 

Hilario Condori Mamani

[email protected]

https://orcid.org/0000-0003-3023-4628

Universidad Peruana Unión

Perú

Rulli Willian Incaluque-Sortija

rulli.is@upeu,edu.pe

Universidad Peruana Unión

Perú

Edith Giovanna Cano Mamani

[email protected]

https://orcid.org/0000-0003-4790-1802

Universidad Peruana Unión

Perú

RESUMEN

Este estudio cuantitativo correlacional examinó la relación entre la educación financiera y la gestión de finanzas personales en una muestra de 87 estudiantes, seleccionados de una población total de 850. Los datos se recolectaron mediante un cuestionario en línea, administrado a grupos seleccionados al azar. Como criterio de inclusión, se seleccionaron estudiantes matriculados de entre 18 y 28 años. El cuestionario incluyó 15 preguntas que abordaban tanto la educación financiera como la gestión de finanzas personales, revelando un nivel medio de conocimiento financiero entre los participantes. El coeficiente de correlación obtenido fue de 0.859, y un valor p calculado menor a 0.005, destacando una alta y significativa relación positiva entre las variables estudiadas. En resumen, el estudio demuestra que un mayor nivel de educación financiera está fuertemente correlacionado con una mejor gestión de las finanzas personales, Este análisis proporciona a instituciones educativas y entidades gubernamentales una base empírica para formular e implementar estrategias efectivas que incorporen la educación financiera en los currículos, contribuyendo así a una gestión financiera personal más eficaz y a la estabilidad económica en la comunidad estudiantil.

 

Palabra clave: administración financiera; educación financiera; economía familiar; economía personal; finanzas personales.


 

The Quantifiable Impact of Financial Education on Personal Finance Management: A Correlational Study

 

ABSTRACT

This correlational quantitative study examined the relationship between financial education and personal finance management in a sample of 87 students, selected from a total population of 850. Data was collected through an online questionnaire, administered to randomly selected groups. The inclusion criteria selected were enrolled students aged between 18 and 28 years. The questionnaire included 15 questions addressing both financial education and personal finance management, revealing a medium level of financial knowledge among the participants. The obtained correlation coefficient was 0.859, and a calculated p-value less than 0.005, highlighting a high and significant positive relationship between the studied variables. In summary, the study demonstrates that a higher level of financial education is strongly correlated with better management of personal finances. This analysis provides educational institutions and governmental entities with an empirical basis to formulate and implement effective strategies incorporating financial education into curricula, thereby contributing to more efficient personal financial management and economic stability within the student community.

 

Keyword: financial management; financial education; family economics; personal economics; personal finance.

 

 

 

 

 

Artículo recibido 16 agosto 2023

Aceptado para publicación: 28 setiembre 2023


 

INTRODUCCIÓN

En la sociedad capitalista, se espera que la población tome decisiones financieras frecuentes; por ello, las finanzas han adquirido un papel importante en la vida cotidiana. La situación financiera tiene un impacto significativo en los individuos de diversas regiones y también influye en el manejo del dinero a nivel personal, familiar y empresarial (Idelfonso Reatiga Charris, 2015).

En 2019, la Autoridad de Servicios Financieros de Indonesia publicó los resultados de la encuesta nacional sobre educación e inclusión financiera. Los resultados mostraron que el índice de educación financiera de Indonesia seguía siendo bajo, del 38,03 %, aunque aumentó del 29,66 % en 2017 (Hidayatinnisa, Fauziah, Trivena y Aini, 2021) citado por (Sahabuddin y Hadianto, 2023, p. 203) del mismo modo en la encuesta realizada en 2017 a estudiantes universitarios de la Universidad Eslovaca de Tecnología reveló que solo el 10 % de los encuestados tenía un buen conocimiento de educación financiera, el 40% de los encuestados tenía conocimiento deficiente y el 50% de los encuestados tenía conocimiento nivel básico (Hana Janáková, 2017).

La función del sistema educativo actual es garantizar que todos los usuarios de una variedad cada vez mayor de productos y servicios los comprendan y sean capaces de utilizarlos de manera eficiente. Sin embargo, en términos de género, socioeconómicos y demográficos, el sistema actual de educación financiera muestra una considerable disparidad (Böhm et al., 2023), Por otro lado, es vital destacar que el ascenso económico subraya la imperatividad de que los individuos adquieran conocimientos sobre la gestión de sus finanzas personales para aprovechar los mercados financieros más avanzados (Jorge Luis López-Lapo et al., 2022, p. 3813) En los Estados Unidos, Se cree que la falta de ahorros para la universidad contribuye a la gran dependencia de los préstamos estudiantiles para la educación universitaria (Michaud & O'Brien, 2018) citado por (Korankye et al., 2023, p. 96).

En el marco de una globalización consolidada en las últimas dos décadas, se ha observado una evolución notable en el sistema financiero internacional, apoyada por políticas de liberalización, regulación de mercados y avances tecnológicos. Este fenómeno también ha impulsado la necesidad de modernizar la industria y fomentar la competitividad empresarial, lo cual demanda la formación de profesionales políglotas y con capacidad para generar conocimiento en un marco de equidad social (Martínez, 2003).

La educación financiera emerge como una herramienta crucial para promover un crecimiento inclusivo y una salud financiera sólida, empoderando a las personas en su vida financiera y contribuyendo a su bienestar social (Ipsos).Se ha identificado una correlación positiva entre la educación financiera y la planificación financiera en los hogares, especialmente en aspectos como la preparación para la jubilación, el ahorro para emergencias y la disposición testamentaria (Wann y Burke-Smalley, 2023). Además, los inversionistas que reciben educación financiera tienden a obtener mayores ganancias en el mercado de valores debido a mejores hábitos de inversión y una mayor tolerancia al riesgo (Zhang et al., 2023).

por otra parte, las instituciones financieras se han caracterizado por un rápido desarrollo, introduciendo innovaciones tecnológicas y ofertas de productos y servicios financieros. Para que los ciudadanos y sus clientes puedan utilizar estos productos y servicios, deben comprenderlos y poder navegar por ellos, lo que requiere un cierto grado de educación financiera (Hana Janáková, 2017). así mismo el capitalismo financiero genera riesgos sociales y económicos que han pasado del estado y otras organizaciones públicas a los individuos y los hogares, lo que ha resultado en la individualización, privatización y mercantilización de la gestión de riesgos (Maman y Rosenhek, 2023, p. 189). inclusive los programas de educación financiera recurren a imaginarios de futuro cargados de emotividad para formular principios generales de conducta financiera adecuada y comunicar un modelo del deseado sujeto financiero responsable y racional (Maman y Rosenhek, 2023, p. 197).

Existen investigadores que sostienen que la educación financiera posee un impacto restringido en la optimización del comportamiento financiero, fundamentando esta perspectiva en datos obtenidos de naciones desarrolladas (Fernandes et al., 2014). Sin embargo, otros estudios sugieren que la educación financiera actúa como un catalizador en el enfoque de desarrollo, alineándose con la cultura empresarial de una nación (Sánchez Jiménez et al., 2022, p. 259), Por lo tanto, es crucial fortalecer los esfuerzos para introducir programas de educación financiera, especialmente para las generaciones más jóvenes, quienes deben estar preparadas para navegar en el actual contexto de la Revolución Industrial 4.0. A su vez, la literatura también enfatiza la importancia de gestionar deudas de manera responsable, clasificando situaciones en las que es apropiado asumir un préstamo y otras en las que hacerlo sería innecesario o demasiado riesgoso (Maman y Rosenhek, 2023, p. 198).

La educación financiera emerge como una herramienta crucial para promover un crecimiento inclusivo y una salud financiera sólida, empoderando a las personas en su vida financiera y contribuyendo a su bienestar social. Se ha identificado una correlación positiva entre la educación financiera y la planificación financiera en los hogares, especialmente en aspectos como la preparación para la jubilación, el ahorro para emergencias y la disposición testamentaria. Además, los inversionistas que reciben educación financiera tienden a obtener mayores ganancias en el mercado de valores debido a mejores hábitos de inversión y una mayor tolerancia al riesgo.

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP del Perú, (2023) divulgó un estudio orientado a discernir los grados de comprensión, actitudes y comportamientos de los peruanos respecto a asuntos financieros, y a identificar variaciones surgidas en comparación con los años 2013 y 2019. El estudio incorporó a peruanos de 18 años en adelante de todos los estratos socioeconómicos tanto en áreas urbanas como rurales. Se observó que, aunque el nivel de conocimiento financiero persistió similar, el nivel de comportamiento financiero experimentó una regresión, mientras que se detectaron progresos en cuanto a las actitudes financieras. Este declive en el nivel sugiere que, pese a la inclusión de la educación financiera en el currículo de escuelas primarias y secundarias, la comprensión financiera está en descenso, corroborado también por la encuesta PISA. (Hana Janáková, 2017). Un estudio de investigación local encontró que de los 152 comerciantes encuestados, el 25,53% tenían poco o ningún conocimiento financiero, seguido por el 23,00% que no tenía conocimiento financiero. Se concluye que los comerciantes carecen de conocimiento ni habilidades financieras, lo que les impide crecer y administrar sus negocios (Pacori Calsin y Dianderas Machaca).

En Perú, se percibe una notable falta de un enfoque adecuado hacia la educación financiera, reflejada en la ausencia y omisión de políticas y programas relevantes (Ipsos,2019). Por otro lado, la Universidad Peruana Unión, con sedes en Lima, Juliaca y Tarapoto, ha reconocido una necesidad creciente de profundizar en la investigación sobre la interacción entre la educación financiera y la gestión adecuada de las finanzas personales, especialmente dentro de su Escuela Profesional de Contabilidad y Gestión Tributaria. Esto da lugar a la pregunta de investigación: ¿Cuál es la relación entre la educación financiera y la gestión de las finanzas personales? Asimismo, como hipótesis general, se plantea que existe una relación significativa entre la educación financiera y la gestión de las finanzas personales.

El propósito de este estudio no es solo discernir la relación de la educación financiera en áreas cruciales como el presupuesto personal, la toma informada de decisiones financieras y la administración eficaz del endeudamiento, sino también comprender si los hallazgos pueden tener una relevancia internacional, especialmente si presentan implicaciones significativas para la economía global.

METODOLOGIA

En nuestro manuscrito se recopilo datos, analizamos información y usamos una medida de correlación que involucra cálculos numéricos y analíticos. Por lo tanto, nuestro trabajo de investigación se enmarca en un enfoque cuantitativo, diseño no experimental alcance no experimental y corte correlacional transversal.

La población estuvo conformado por 750 estudiantes de pregrado de la Universidad Peruana Unión, la población se ha dividido por grupos conglomerados, se seleccionaron grupos al azar para formar la muestra (Blalock Jr., 1994). Se utilizo como criterio de inclusión a estudiantes matriculados, con edades que oscilan entre 18 a 28 años. se utilizaron cuestionario de 15 preguntas para medir la variable de educación financiera, así como otro cuestionario de 15 preguntas para evaluar la variable de finanzas personales. Ambos cuestionarios emplearon una escala de Likert con 5 opciones de respuesta. Para la confiabilidad del instrumento se utilizó el estadístico alfa de Cronbach cuyos resultados se mostraron en la variable Educación financiera a 0.962 y la variable finanzas personales con un alfa de Cronbach de 0.967.

 Es pertinente indicar que la aplicación de la encuesta se realizó en la institución donde laboramos, utilizando el aplicativo electrónico Google Forms, fuera del horario de trabajo. En la primera página de la encuesta, se incluyó un consentimiento informado para acceder a las preguntas. Para proceder a responder las preguntas del formulario, se solicita al encuestado que acepte el consentimiento informado, donde se le pide leer y aceptar la confidencialidad de la información que proporcionará al momento de responder.

Se validó el instrumento mediante el juicio de expertos. Las variables de educación financiera y finanzas personales fueron analizadas en una hoja de cálculo utilizando el estadístico V de Aiken. En relación con las preguntas planteadas para la variable de educación financiera, se obtuvo un coeficiente de 0.863, mientras que para la variable de finanzas personales se obtuvo un coeficiente de 0.867. Estos resultados validan nuestro instrumento. La validez de contenido juega un papel crucial en la evaluación de expertos, ya que en esta fase se elaboran y seleccionan los contenidos de los ítems. Este proceso se basa en el juicio y la racionalidad del investigador (Merino-Soto, 2022). Del mismo modo, se midió la fiabilidad de un conjunto de preguntas o ítems para medir una sola variable, donde se evidenció la fiabilidad del instrumento mediante el coeficiente Alfa de Cronbach. Los valores obtenidos fueron 0.962 para la variable de educación financiera y 0.967 para la variable de finanzas personales. Según (Guillen-Gamez et al., 2021) un valor mayor a 0.7 indica una buena consistencia. Por lo tanto, los resultados mostraron que los instrumentos son altamente fiables.

Análisis de datos

Para el procesamiento de los datos se utilizaron la hoja de cálculo de Microsoft y el programa SPSS versión 27, se importaron los resultados obtenidos del aplicativo Google form para luego realizar las sumatorias de acuerdo a sus indicadores y variables para obtener los varemos de medida y para la prueba hipótesis  se utilizó el estadístico de kolmogorov smirnov dando como significancia para la variable educación financiera 0.77> a 0.005 y la variable finanzas personales 0.10<0.05 como no tiene una distribución normal para la prueba hipótesis se aplicó el estadístico rho de spearman.

 RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Tabla 1

Baremos de conocimiento escala de valoración en porcentaje

 

 

Nivel bajo

Nivel medio

Nivel alto

Total

Conocimiento financiero

30

41

29

100%

Gestión financiera

26

52

22

100%

Actitudes hacia el dinero y gestión financiera

24

48

28

100%

Presupuesto personal

24

55

21

100%

Toma de decisiones financieras

26

57

17

100%

Gestión del endeudamiento

24

52

23

100%

 Fuente: Elaboración Propia

Figura 1

Baremos de conocimiento escala de valoración en porcentaje

Fuente: Elaboración Propia

En la Figura 1 se presentan las dimensiones de la variable de educación financiera. Se observa que las dimensiones de conocimiento financiero, gestión y actitudes financieras muestran un nivel medio. Por otro lado, en la variable de finanzas personales, los indicadores de presupuesto personal, toma de decisiones financieras y gestión del endeudamiento presentan un nivel medio de conocimiento.

Tabla 2

Prueba de normalidad

Fuente: Elaboración Propia

 

Siendo los encuestados 87 personas corresponde aplicar el estadístico kolgomorov-smirnov, donde se contrasta que la significancia de la educación financiera es 0.77 por lo tanto tiene una distribución normal. en cuanto a la variable gestión de las finanzas, tiene una significancia de 0.10 que es menor a 0.05, por lo tanto no tiene una distribución normal. en estos casos las 2 variables tienen diferentes distribuciones por el cual se aplicara para la prueba hipótesis el Rho Spearman.

Tabla 3

Correlación entre educación financiera y la gestión de las finanzas

Fuente: Elaboración Propia

 

El p valor calculado es < a 0.05, por lo que se rechaza la hipótesis nula y se acepta la hipótesis alterna: además se visualiza que el coeficiente rho de spearman es de 0.759, lo que indica que la correlación entre las variables es positiva directa alta.

Tabla 4

Correlación entre la educación financiera y el presupuesto personal

Fuente: Elaboración Propia

 

El p valor calculado es < a 0.05, por lo que se rechaza la hipótesis nula y se acepta la hipótesis alterna: además se visualiza que el coeficiente rho de spearman es de 0.830, lo que indica que la correlación entre las variables es positiva directa alta.

Tabla 5

Correlación entre educación financiera y toma de decisiones financieras

Fuente: Elaboración Propia

 

El p valor calculado es < a 0.05, por lo que se rechaza la hipótesis nula y se acepta la hipótesis alterna: además se visualiza que el coeficiente rho de spearman es de 0.819, lo que indica que la correlación entre las variables es positiva directa alta.

Tabla 6

Correlación entre educación financiera y gestión del endeudamiento

Fuente: Elaboración Propia

 

El p valor calculado es < a 0.05, por lo que se rechaza la hipótesis nula y se acepta la hipótesis alterna: además se visualiza que el coeficiente rho de spearman es de 0.800, lo que indica que la correlación entre las variables es positiva directa alta.

 

       


 

CONCLUSIONES

Primero: El coeficiente de correlación de Spearman de 0.859 y el pvalor calculado de 0.001 indican que existe una correlación positiva alta y significativa entre la variable educación financiera y la variable finanzas personales. Esto significa que a medida que aumenta el nivel de educación financiera, también aumenta el nivel de las finanzas personales en los estudiantes. Estas conclusiones son consistentes con la literatura existente, que ha encontrado que la educación financiera puede conducir a una mejor gestión financiera y las personas pueden estar mejor equipadas para administrar sus finanzas y planificar su jubilación (Behrman et al., 2010; Lusardi, 2009; Lusardi y Mitchell, 2011) citado por (Lusardi y Mitchell, 2011, p. 498). Tal como (Agasisti et al., 2023). describe los resultados de un experimento realizado en una universidad técnica en Italia en 2019, que implica la implementación y evaluación de un curso corto innovador sobre educación financiera. Los estudios indican que una semana después de completar el curso, los estudiantes mejoraron sus puntuaciones en las pruebas precurso en aproximadamente 4 puntos sobre 10. Por lo tanto, se puede considerar que la educación financiera es una herramienta valiosa para ayudar a las personas a mejorar su situación financiera (REMUND, 2010) sostiene que la educación financiera se considera actualmente una de las competencias clave para vivir en sociedades y economías modernas. Asimismo, los gobiernos, las empresas y las organizaciones sin fines de lucro pueden contribuir a mejorar la alfabetización financiera mediante la oferta de programas educativos financieros gratuitos o de bajo costo.

 

Segundo: Los hallazgos del presente estudio revelan una correlación positiva notable y significativa entre la educación financiera y la elaboración de presupuestos personales entre los estudiantes de la Universidad Peruana Unión. Esto sugiere que a medida que se eleva el grado de educación financiera, se incrementa paralelamente la posibilidad de que los individuos confeccionen un presupuesto personal. No obstante, una investigación conducida por The George Washington School of Business exploró la relación entre el conocimiento financiero y la planificación para la jubilación en los Países Bajos, donde se demostró una relación robusta y positiva entre el conocimiento financiero y la planificación para la jubilación, evidenciando que aquellos con mayor entendimiento financiero tienen más propensión a planificar su retiro (van Rooij et al., 2011, p. 593).

Tercero: En los hallazgos del estudio, se manifiesta una correlación notablemente positiva entre estas dos variables, exhibiendo un coeficiente de correlación de Spearman de 0.819 con una significancia estadística que se sitúa por debajo de 0.001. Tales datos apuntan a una relación sólida entre el nivel de educación financiera adquirido por los estudiantes y su competencia para realizar decisiones financieras prudentes. A medida que el nivel de educación financiera se eleva, la tendencia de los estudiantes hacia la toma de decisiones financieras bien informadas y acertadas también se intensifica. Estos resultados armonizan con los de investigaciones precedentes en el terreno de la educación financiera, que también han manifestado una correlación positiva entre el dominio financiero y la toma de decisiones financieras.

Cuarto: Según los resultados obtenidos, se ha encontrado una correlación significativa y positiva entre ambas variables, con un coeficiente de correlación de Spearman de 0.800 y una significancia estadística menor a 0.001. Estos resultados sugieren que existe una relación sólida entre el nivel de educación financiera de los estudiantes y su capacidad para gestionar adecuadamente su endeudamiento. Es decir, a medida que aumenta el nivel de educación financiera, los estudiantes tienden a tomar decisiones más informadas y prudentes en lo que respecta a su endeudamiento, Este hallazgo es relevante en el contexto financiero, ya que una gestión adecuada de endeudamiento es crucial para el bienestar financiero individual y la estabilidad económica. Estos resultados respaldan la importancia de promover la educación financiera entre los estudiantes universitarios como una estrategia para mejorar su capacidad para gestionar responsablemente sus deudas y evitar posibles problemas financieros en el futuro.

RECOMENDACIONES

Dada la alta correlación entre la educación financiera y las finanzas personales, se recomienda la integración de cursos especializados en este tema dentro del currículo universitario. La alfabetización y la educación financiera constituyen un campo institucional importante donde se formulan y comunican al público conceptos financieros críticos (Maman y Rosenhek, 2023, p. 188) Además, es crucial que los docentes encargados de impartir estos cursos posean un alto grado de especialización y competencia en la materia.

Los resultados sugieren que la educación financiera tiene un impacto positivo en la elaboración de presupuestos personales por parte de los estudiantes. Por lo tanto, se recomienda proporcionar herramientas digitales que faciliten el proceso de presupuestación, así como ofrecer seminarios centrados en la planificación de la jubilación para reforzar los principios financieros. Los resultados destacan además el potencial de aprovechar tecnologías de fácil acceso como herramientas de aprendizaje, aumentando así la retención y transferencia de conocimiento (Kang et al., 2023)

La presencia de una correlación significativa entre la educación financiera y la toma de decisiones financieras efectivas subraya la imperante necesidad de adoptar un enfoque pedagógico práctico. Dada su función esencial en la promoción de habilidades de pensamiento complejo y conciencia crítica, las instituciones universitarias desempeñan un papel crucial en este contexto. Su responsabilidad no solo se extiende a la comunidad académica sino también a la interacción constructiva con diversos sectores de la sociedad (Couto et al., 2023). Por lo tanto, la integración de ejercicios aplicados y estudios de caso en el currículo, complementados con evaluaciones diseñadas para medir las competencias en la toma de decisiones financieras de los estudiantes, podría ofrecer una preparación más sólida para abordar desafíos financieros en entornos reales.

La correlación entre la educación financiera y una gestión efectiva de la deuda subraya la importancia crítica de implementar programas de concienciación financiera y asesoramiento personalizado. Para maximizar su impacto, se recomienda una colaboración estratégica con instituciones financieras con el objetivo de proporcionar educación enfocada en el endeudamiento responsable. Además, es fundamental realizar un seguimiento continuo de los niveles de endeudamiento de los estudiantes para evaluar la eficacia de estas iniciativas educativas. En el contexto de una sociedad cada vez más compleja y financiarizada, la educación financiera se convierte en una herramienta indispensable para el éxito individual, la toma de decisiones financieras informadas y, en última instancia, la formación de ciudadanos responsables (Hastings et al., 2013). 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Agasisti, T., Barucci, E., Cannistrà, M., Marazzina, D. y Soncin, M. (2023). Online or on-campus? Analysing the effects of financial education on student knowledge gain. Evaluation and Program Planning, 98, 102273. https://doi.org/10.1016/j.evalprogplan.2023.102273

Blalock Jr., H. (1994). Estadistica social (Segunda edición). Mc Graw-hill.

Böhm, P., Böhmová, G., Gazdíková, J. y Šimková, V. (2023). Determinants of Financial Literacy: Analysis of the Impact of Family and Socioeconomic Variables on Undergraduate Students in the Slovak Republic. Journal of Risk and Financial Management, 16(4), 252. https://doi.org/10.3390/JRFM16040252

Couto, R. F., Maracajá, K. F. B. y Araújo Machado, P. de. (2023). Analysis of the Path of Studies on Financial Education and Sustainability: Universidades para educar en sostenibilidad: De la pedagogía a la gestión. En P. Singh, Y. Milshina, A. Batalhão, S. Sharma y M. M. Hanafiah (Eds.), The Route Towards Global Sustainability (pp. 139–161). Springer International Publishing. https://doi.org/10.1007/978-3-031-10437-4_7

Eyzaguirre Vasquez, W. G., Isasi Cayo, L. A. y Raicovi Nazal, L. K. La educación financiera y la importancia de las finanzas personales en la educación superior de los jóvenes de 18 – 25 años de Lima Metropolitana [, Universidad Peruana de Ciencias Aplicadas (UPC); PE]. repositorioacademico.upc.edu.pe. https://repositorioacademico.upc.edu.pe/handle/10757/621349

Fernandes, D., Lynch, J. G. y Netemeyer, R. G. (2014). Financial Literacy, Financial Education, and Downstream Financial Behaviors. Management Science, 60(8), 1861–1883.

https://doi.org/10.1287/mnsc.2013.1849

Guillen-Gamez, F. D., Mayorga-Fernández, M. J. y Contreras-Rosado, J. A. (2021). Validity and reliability of an instrument to evaluate the digital competence of teachers in relation to online tutorials in the stages of Early Childhood Education and Primary Education. Revista De Educación a Distancia (RED), 21(67). https://doi.org/10.6018/red.474981

Hana Janáková, Ľ. F. (2017). Finančná gramotnosť slovenských vysokoškolákov Financial literacy of Slovak university graduates. Journal of Knowledge Society.

http://jks.euin.org/sites/default/files/jks_2017_02_034-042_Janakova_Fabova.pdf

Hastings, J. S., Madrian, B. C. y Skimmyhorn, W. L. (2013). Financial LITERACY, FINANCIAL EDUCATION AND ECONOMIC OUTCOMES. Annual Review of Economics, 5, 347–373. https://doi.org/10.1146/annurev-economics-082312-125807

Idelfonso Reatiga Charris (2015). Estrategias para el manejo de las finanzas personales. Gestión Competitividad e Innovación, 3(2), 28–36.

https://pca.edu.co/editorial/revistas/index.php/gci/article/view/11

Jorge Luis López-Lapo, Silvana Elizabeth Hernández Ocampo, Lenin Ernesto Peláez Moreno, Germania del Pilar Sarmiento Castillo, Maritza Jackeline Peña Vélez, Neusa Cecilia Cueva Jiménez y Juan Pablo Sánchez Loor (2022). Educación financiera en América latina. Ciencia Latina Revista Científica Multidisciplinar, 6(1), Artículo 1770, 3810–3826. https://doi.org/10.37811/cl_rcm.v6i1.1770

Kang, S. H. K., Eglington, L. G., Schuetze, B. A., Lu, X., Hinterstoisser, T. M. y Huaco, J. (2023). Using Cognitive Science and Technology to Enhance Financial Education: The Effect of Spaced Retrieval Practice. Journal of Financial Counseling and Planning, 34(1), 20–31. https://doi.org/10.1891/JFCP-2021-0032

Korankye, T., Pearson, B. y Salehi, H. (2023). Financial Advice Use and Saving for Children’s College Education: A Propensity Score Matching Approach. Journal of Financial Counseling and Planning, 34(1), 96–111. https://doi.org/10.1891/JFCP-2021-0069

Lusardi, A. y Mitchell, O. S. (2011). Financial LITERACY AROUND THE WORLD: An OVERVIEW. Journal of Pension Economics & Finance, 10(4), 497–508. https://doi.org/10.1017/S1474747211000448

Maman, D. y Rosenhek, Z. (2023). Governing individuals’ imaginaries and conduct in personal finance: The mobilization of emotions in financial education. Journal of Consumer Culture, 23(1), 188–208. https://doi.org/10.1177/14695405211069952

Merino-Soto, C. (2022). Coeficientes V de Aiken: diferencias en los juicios de validez de contenido. MHSalud: Revista En Ciencias Del Movimiento Humano Y Salud, 20(1), 1–10. https://doi.org/10.15359/mhs.20-1.3

Pacori Calsin, R. M. y Dianderas Machaca, R. Cultura Financiera en los comerciantes de la Asociación de Comerciantes 25 de setiembre con la Avenida Abancay primera cuadra de Juliaca, 2019 [, Universidad Peruana Unión; PE]. 200.121.226.32.

http://200.121.226.32:8080/handle/20.500.12840/2805

REMUND, D. L. (2010). Financial Literacy Explicated: The Case for a Clearer Definition in an Increasingly Complex Economy. Journal of Consumer Affairs, 44(2), 276–295. https://doi.org/10.1111/j.1745-6606.2010.01169.x

Sahabuddin, Z. A. y Hadianto, B. (2023). Gender, financial literacy, and financial behavior among students. Humanities and Social Sciences Letters, 11(2), 203–212.

https://doi.org/10.18488/73.v11i2.3367

Sánchez Jiménez, K. A., Cedeño Salazar, P. A., Morales Maridueña, I. A. y Guadalupe Sánchez, K. W. (2022). Intención emprendedora entre estudiantes de FEDER UG: el papel de la educación financiera y emprendedora. RECIAMUC, 6(1), 256–264.

https://doi.org/10.26820/reciamuc/6.(1).enero.2022.256-264

Superintendencia de Banca, Seguros y AFP del Perú. (2023). El 46% de la población cuenta con un nivel medio de educación financiera. Superintendencia de Banca, Seguros y AFP del Perú. https://www.sbs.gob.pe/noticia/detallenoticia/idnoticia/2658

van Rooij, M. C., Lusardi, A. y Alessie, R. J. (2011). Financial literacy and retirement planning in the Netherlands. Journal of Economic Psychology, 32(4), 593–608.

https://doi.org/10.1016/j.joep.2011.02.004



[1] Autor principal.

Correspondencia: [email protected]